Elecciones 2016 , noticias , reinadecapitada Lunes, 22 febrero 2016

¿Es machista lo que dijo Julio Guzmán sobre Nadine Heredia? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué?

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada

Hace un par de días Nadine Heredia criticó al Jurado Nacional de Elecciones (JNE) por la resolución que evitaría que Julio Guzmán siga siendo candidato a la presidencia en las elecciones del 10 de abril. La respuesta de Julio Guzmán apareció anoche en sus redes sociales, tanto Facebook como Twitter.

Imagen: Facebook

Imagen: Facebook

Este es el post de la discordia

En realidad todo iba más o menos bien en dirigirse directamente a Heredia para que no interfiera e incentive la imagen de Guzmán como la presunta opción del gobierno (como afirman algunos sin pruebas). Es obvio que para la imagen de un candidato que intenta desmarcarse de la política tradicional se ve muy mal que una persona relacionada al Presidente salga en su supuesta defensa.

La frase “Nadine ¡NO TE METAS !” iba a pasar más o menos piola porque, bueno, nos guste o no, el estilo confrontacional y por momentos agresivo en las discusiones políticas ya es cosa cotidiana (real politik dirían algunos).

El problema es la frase usada de gorro sobre el gráfico:

“Sra. Nadine, voy a decirle lo que el Presidente Humala debió decirle hace mucho tiempo. No te metas.”

Imagen: captura Facebook

Otrosí, ¿alguien nota la diferencia en aludir a las mujeres por su nombre y a los hombres por su apellido? ¿Alguien notó el cambio del ‘usted’ al tuteo? Imagen: captura Facebook

Antes de que afirmen que critico a Guzmán porque fúchila, seguro votas por Vero, Barnechea, Acuña o PPK o ¡ESTÁS PONIENDO EN PELIGRO LA DEMOCRACIA, SEGURO VAS A VOTAR POR KEIKO! (contra) o cosas como esas debo decir que no, yo misma he escrito un post cuando Guzmán fue estúpidamente atacado por declarar que su mujer “para la olla” (sic).

Pero ahora Guzmán parece haberse contagiado de la idiosincrasia de quienes lo vapulearon porque su esposa “paraba la olla”. Si el post de Guzmán se hubiese limitado al gráfico, todo normal. El problema empieza en apelar al esposo para que se imponga sobre la esposa. No, amigo Guzmán, no estamos en 1950. Creo que hemos interiorizado tanto la existencia del mal llamado “cargo protocolar” de Primera Dama que hemos olvidado algunas cuestiones importantes.

  • La Ley Electoral, para garantizar la neutralidad del proceso, prohíbe que las altas autoridades intervengan en él. Ollanta Humala, siendo presidente de la República del Perú no puede opinar directamente sobre el proceso. En cambio, Nadine Heredia, al no tener un cargo legal de autoridad, sí puede hacerlo, como cualquier ciudadana, como tú, como yo, incluso como Cipriani (el problema con Cipriani no es que opine, es que llama a la intervención de asuntos en los que la Iglesia no debería intervenir). El mal llamado “cargo” de Primera Dama es solo una cuestión protocolar, que simplemente no tiene sentido. Ser cónyuge de quien nos gobierne no nos obliga a participar del gobierno (o aprovecharnos de él).

  • Lo que Heredia no puede hacer es ejercer funciones de gobierno, por lo cual ha sido cuestionada antes, por ejemplo en el caso de “Luz Verde” (que el ministro Cateriano intentó aclarar, pero más bien nos dejó con las dudas), o la renuncia de César Villanueva al cargo de Presidente del Consejo de MinistrosPero mencionar el problema de Guzmán con el JNE sí lo tiene permitido, como cualquier ciudadano. Y Guzmán claro, puede responderle. Mientras no se demuestre una intervención de facto de Nadine Heredia no hay ningún problema en lo que diga.

  • La forma en que Guzmán (o su CM) ha respondido es terrible, no solo porque asume que Humala tiene injerencia en lo que diga Heredia y la reduce a “esposa de”, sino porque repite un lamentable sentido común nacional: el marido debe intervenir cuando la esposa se “desbanda”. Más aún, siendo presidente, asumimos (mal) que tiene autoridad total sobre todos, y más que nadie, sobre su esposa. Pero aparentemente con Humala no funciona así, de ahí viene ese infame apelativo de “cosito”. Sin embargo, hay que repetirlo, por más presidente que sea no puede impedir el ejercicio de la opinión a su esposa ni a ningún peruano. Puede hacer un llamado a sus subalternos como su vicepresidente sus ministros, que siendo autoridades tampoco puede violar la ley electoral, pero Nadine Heredia no es su subalterna, es su esposa.

Caricatura de Andrés Edery / El Comercio

Caricatura de Andrés Edery / El Comercio

Quiero pensar que el gorro del post es solo una torpeza, no una forma facilista de ganar likes y exposición pública. Señor Guzmán, peléese lo que quiera con Nadine Heredia, sáquele los trapitos al aire, pero deje de asumir que cuando discute con una mujer, su esposo debe intervenir. Nadine Heredia es un personaje bastante cuestionable, pero ninguna persona por más cuestionable que sea pierde su derecho a opinar.

Pero esto va más allá de perjudicar a Heredia. Declaraciones como las del post hacen pasar por sentido común ideas que nos perjudican a las mujeres y hombres que queremos relaciones igualitarias. Perjudica el discurso contra la violencia dentro de las familias. Señor Guzmán, usted despotrica de los dinosaurios en política, demuestre no ser uno más. ¿Casi un centenar de feminicidios al año en Perú (que nos convierte en uno de los países más violentos de América en materia de género) no le indican que debería cuestionar su discurso en pro de esa modernidad política que es su marca?

Y por si no quedó clara esta explicación, aquí hay un ejemplo claro sobre por qué apelar al marido sí es machismo:

Imagen: captura Twitter

Lo que nos faltaba. Imagen: captura Twitter

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada