reinadecapitada Jueves, 29 septiembre 2016

Sí, ooootro post sobre Yahaira Plasencia

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada

Hace unos días escribí sobre el trato que los medios dan a los casos de violencia de género, reproduciendo lugares comunes nocivos, sobre todo los que validan la relación de pareja como una especie de contrato de propiedad. Me refería a la presentación de noticias específicamente. En este caso voy a hablar de las noticias que están vinculadas a programas de televisión y, de hecho, actúan como cajas de resonancia de aquellos. Si al guerrero o combatiente le da gripe, la nota del día siguiente cubrirá su visita a la clínica. Si termina con su pareja, igual. Si se reconcilian, habrá video “exclusivo”.

En fin, más allá de sincerarse sobre las relaciones comerciales entre diarios y canales, me llama la atención el caso de Yahaira Plasencia.

Si no sabes quién es la señorita Plasencia y haces la búsqueda en Google hoy 29 de setiembre encuentras esto:

Captura: utero.pe

Captura: utero.pe

 

Luego aparece este titular como para rematar la semana:

 

"OFICIALIZAR"

“OFICIALIZAR” (Captura: utero.pe)

 

Perfecto, ahora no solo debemos dar cuenta de nuestra vida sexual, por la cual podemos ser “acusadas” de infidelidad, sino que también necesitamos la validación de un hombre de acuerdo al titular.

Ya es conocida está dinámica perversa de construir titulares a partir de las relaciones extramaritales de las celebridades locales, pero voy a insistir en que el problema no es solo hacer que este tipo de noticias sean equivalentes a los  problemas importantes, sino el hecho concreto de tocar la vida sexual de pareja como tema de discusión. Sobre esta premisa se construyen programas como El valor de la verdad, donde inició (o reinició) la absurda discusión sobre los amores de Plasencia. En EVDLV se interroga a los invitados sobre sus parejas y exparejas, con mucha seriedad y sonidos ambientales graves, como quien le saca a Adolf Eichmann la confesión acerca de la Solución Final, o como si la respuesta del entrevistado fuese a cambiar el rumbo del país o involucrar algún caso de corrupción o delito. Pero en realidad no cambia nada, solo reafirma todos los valores que hacen importante averiguar con quién le sacó la vuelta esta chica a su pareja.Otro círculo vicioso que valida las formas en que somos juzgadas las mujeres.

Nunca deberíamos dejar de recordar que El valor de la verdad se bautizó con un feminicidio, el de Ruth Thalía Sayas, asesinada por su expareja, después del primer programa, en el que la muchacha contara (o confesara, desde el punto de vista que se vea) haber tenido sexo con otras personas mientras seguían con su enamorado. Ruth Thalía apareció muerta luego de ser secuestrada. ¿El asesino? Su expareja, Bryan Romero. Recordemos la confesión de Bryan según Peru21: “se sintió humillado por haber quedado como un hombre engañado ante todo el país”, porque no hay peor delito para una mujer que mancillar el honor de un hombre.

Y si bien a Yahaira Plasencia y a otras tantas no las han matado, queda claro que los medios y nosotros como público asumimos que hay que someterlas a escrutinio, al ojo avizor, a ver qué dicen o hacen, a asegurarnos de que cuenten “su verdad”. Y de Yahaira Plasencia la discusión pasará a la enamorada del lector, o la amiga, o la prima, o tú o yo, o cualquier mujer sobre la que cualquier hombre sienta que puede ejercer propiedad sobre su cuerpo y su vida.

Y entonces parafraseando una frase conocida,  ¿cuántas muertas necesitan los medios para saber que son suficientes?

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada